lunes, 21 de junio de 2010

Médium



Las almas de los que no habían sido enterrados, comenzaron a manifestarse a través del televisor, noche tras noche. No eran mis muertos, “La mamma” es algo revoltosa pero jamás irrumpe en el descanso nocturno.
Llevaba siete noches de sobresaltos -¡plaf!- una y otra vez, sobre la carcasa plástica del aparato. La percepción sin clarividencia, retarda el proceso de reconocimiento, entonces, decidí utilizar el péndulo. Me cubrí con una manta y fui a la cocina. De pie, pedí asistencia a los maestros iluminados, inspiré profundo tres veces, exhalé y realicé un ejercicio de armonización equilibrando cada uno de los chakras
-requisito imprescindible para manipular cualquier elemento de radiestesia-. Coloqué un tablero Ouija sobre la mesa y comencé:

— ¿Estoy recibiendo asistencia? — Péndulo oscilante vertical [SÍ]
— ¿Hay entidades deambulando? — Péndulo oscilante vertical [SÍ]
— ¿Están relacionadas conmigo? — Péndulo oscilante diagonal hacia la derecha [más o menos]
— ¿Puedo saber su nombre? — Péndulo oscilante vertical [SÍ]
Cuando me acomodé para indagar con el péndulo sobre el abecedario, apareció mi esposo, se detuvo en la puerta y dijo:

—Soy Luis Palacios, fusilado en Asturias en el año 1938, solo deseo decirte que te quiero
Dio media vuelta y volvió a la cama. Al día siguiente, no recordaba nada. Él nunca habla de su abuelo materno.


Luis Palacios

6 comentarios:

Arlane dijo...

bien amiga, me parece interesante cuando los textos incluyen cierto vuelo esotérico, y este además presenta un final atrayente

Danik Lammá dijo...

¡MUCHAS GRACIAS! Creo que es una buena combinación para que, por fin, lo natural deje de llamarse "paranormal". Un abrazo.

Pedro Arturo* dijo...

Bueno, querida Danik, poquito a poco empiezo a releerte. Contigo hay que ir despacio. Nada de "echar un vistacito fugaz". No. Me gusta demorarme. Sentir cada palabra, sin afanes. Por ahora tomé por aquí. Sé que tengo montones de textos tuyos sin abrir, pero como un gusanillo, ahí voy de nuevo, silencioso, moroso, amoroso.

Éste, ha sido un primer bocadito, bastante rico...(Acuérdate que te prometí no volver a tirármelas de "crítico". Le cogí terror a eso.

Danik Lammá dijo...

Ay mi amoroso, tú nunca has sido un crítico para mí aunque te lo haya pedido. Saber que moras en mis letras locas me apasiona!

Manuel dijo...

Cuantas heridas deja a veces una guerra.

Danik Lammá dijo...

Siempre Manuel, siempre...
Gracias. Un saludo.

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog