jueves, 17 de junio de 2010

Los zapatos celestes


Imagen diseño exclusivo para "Los zapatos celestes" by DamasArt©



Hace ya tiempo que aquí nadie cree en los milagros, cuando menos en los conjuros. Nibia era la única y no estaba dispuesta a abandonar su máximo deseo. —No quiero perlas ni corales, tan solo deseo amor y unos zapatos de tacón— Cantaba en sus baños matinales. Y en las noches de luna llena, rodeada de blancos nenúfares, se consagraba a místicos rituales. Hasta que una mañana, el joven de los periódicos la encontró en la calle,  desnuda, tan solo calzaba unos zapatos celestes. El muchacho la abrigó y la llevó en bicicleta. Ella sonreía, era feliz por fin… Había desaparecido su cola de pez.

1 comentario:

Rosita dijo...

Muchísimas gracias por tu dedicatoria, es un bello relato.

Zapatitos.

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog