martes, 1 de marzo de 2011

AURORA


Era un clon de la bella durmiente. Velé su letargo noche y día rogando que despertara, que volvieran a la vida los ojos de saltimbanqui y la piel de maniquí. Era demasiado joven para morir. Hasta que una madrugada, impulsó una mano para aferrarse a la mía. No hubo nada más que hacer. La abracé, y partimos hacia la luz.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog