viernes, 29 de octubre de 2010

Brujas


—Para practicar vudú y manipular esos fetiches humanoides, antes, deberías saber ciertas cosas —dijo casi en un susurro, la abuela Nicomedes. Pero la oí y en ese preciso instante, confirmé, definitivamente, mis dotes de bruja. Fue entonces, que previo acuerdo del pago dos cigarritos y un chupito de aguardiente por cada clase comenzó la doctrina. A escondidas, comenzamos a reunirnos por las noches, en las que me fue revelando teorías herméticas. Habló de la piedra filosofal, de la materia quinta esenciada, de ancestrales alquimistas… Presa del encantamiento de su voz, agudizaba los oídos para empaparme de tal sabiduría, aunque esperaba con ansias algún tipo de liturgia. —Ya llegará la iniciación, en ceremonia de alta magia blanca —decía y repetía: “Luna nueva bendita, con tus cuatro cuartos crecientes, en tus idas y venidas, tráeme muchas de éstas semillas”

Anoche, mientras escribía este relato, caí en un sueño profundo, hasta que la abuela Nico, cual tromba, irrumpió en la sala:

—Nena, ¡despierta! Es viernes ¡Son las vísperas de Halloween! ¡Ya es la hora! ¡Y por favor, llámame Carmen, gurisa!... que de no haber muerto, nadie, nunca jamás, hubiese sabido que me llamaba Nicomedes—







En recuerdo de mi abuela materna que no conocí Se bautizó a sí misma:
Carmen Cajes. Cuando murió se supo la verdad: Se llamaba Nicomedes Zaragoza.
No era bruja, yo sí.





2 comentarios:

Fran dijo...

Bello relato y un gran homenaje

Danik Lammá dijo...

¡Gracias FRan!

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog