sábado, 21 de agosto de 2010

Déjà vu en mise en abîme

Imagen de "Los mecanismos de la brevedad"   http://minificciones.com.ar/



Salgo del mar, me embadurno de crema solar y aplico brillo protector en los labios. Uso como espejo el acero inoxidable de la marmita y en lugar de reflejar mi boca… aparece Ella, presumiendo de magnífica cabellera azabache. El uso de alheña y aceite de nuez, le mantiene el pelo oscuro, sedoso y brillante. Luce unos ojos pintados de azul, con molienda extrafina de lapislázuli y de entre la túnica de seda, extrae la faltriquera donde guarda el pigmento rojo oscuro -mezcla de escarabajos carmín aplastados con huevos de hormiga - Entonces, intenta pintar sus labios. Usa el espejo de metal bruñido y en vez de reflejar su boca, aparece la imagen de otra mujer que intenta pintarse los labios…



2 comentarios:

pablogonz dijo...

Me llamó la atención de este realto el manejo del idioma, sobre todo en lo que se refiere a los términos de la cosmética. Se entiende que hay mucha expriencia por ese lado.
Un cordial saludo,
PABLO GONZ

Danik Lammá dijo...

Gracias Pablo(espero que sea un halago). No soy mujer de mucho make up pero sí curiosa de aprender sobre los orígenes de las cosas. Acá hay un vocabulario que uso, salvo "faltriquera" que la descubrí para este relato (me fascinó). Lo de Egipto (Cleopatra) lo llevo en las venas, estuve dos semanas en 1998 luego de soñarlo largamente, desde pequeña...
Saludos a ti.

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog