jueves, 19 de agosto de 2010

Huecos



Mi sepulcro a perpetuidad, no es ese agujero por donde escarbas a diario… lentamente, con tu lengua viperina. Todo está planeado. Hasta la lágrima susceptible que se adhiere cual larva de carcoma, inaudible, a tu brazo de madera.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog