martes, 4 de mayo de 2010

Terror



Confinada a convertir paja en oro por una mentira, la muchacha ,haría lo que fuera para escapar de esa horrible prisión. Entregó sus perlas y diamantes, hasta que ya nada le quedó de valor. Entonces el gnomo -que entraba y salía por el cerrojo- prometióle continuar con el hechizo, con una única condición —Me entregaréis a vuestro primer vástago— Y, desesperada, la joven aceptó.

El llanto del neonato le hizo abrir los ojos. — ¡Es un varón! — Anunció la partera a los padres adoptivos, expectantes, detrás del cristal — ¿Que nombre llevará esta saludable criatura?— 

La puérpera, primeriza de trece años, entre lágrimas y éter, balbuceó: 
— Rumpelstiltskin— y se desmayó.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog