miércoles, 21 de abril de 2010

Reminiscencia


La de los días de lluvia. La que trae ese olor a tierra mojada, a tronco de eucalipto y  a grasa derritiéndose, en la sartén de la abuela… La que se cuela de inmediato, cómo un hilo, por la ventana del vecino. Éste, a su vez se asoma y avisa: — ¡Pongo a calentar agua para el mate!— Vos salís corriendo con las botas Pampero amarillas… Atravesás el patio. —Te ganaste la primera ¡y con azúcar! —  exclama sonriente la abuela.

Pasás la mano por el vidrio empañado, detrás de la carretera empieza la montaña, huele a carbón, y a anís -las paisanas, acá, fritan casadielles-. Tu marido llega empapado. Entonces te das cuenta... 

Estabas oliendo a nostalgia.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog