miércoles, 24 de marzo de 2010

Yaakov Bar-Zebdi


Santiago el Mayor, al perecer, se entregó a Dios confiándole su eterno descanso. Iluso. Siglos después, sigue haciendo guardia sin reposo...
Hasta los dragones llegan a Compostela.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog