martes, 23 de marzo de 2010

Cuentos de hadas para adultos



Yo sigo buscando mi espada. Él la encontró en el Santo Grial de O'Cebreiro. Luego contó la historia pero nadie lo leyó, hasta que un misterioso Rey le dio dos piedras: Urim y Tumim. Ya voy Fátima. Y la Alquimia lo convirtió en oro.

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog