miércoles, 3 de febrero de 2010

Fantásticamente Real


Arturo, haciendo caso omiso a las palabras de Merlín, se casó con Ginebra, quién posteriormente lo engañó con Lanzarote, ocasionándole al rey, la peor batalla a la que se enfrentan los hombres, la cual lo debilitó hasta hallar la muerte.
Protegido por Morgana, descansa en Avalón, “dormido" hasta que los tiempos permitan su regreso al mundo de los mortales. Pero Merlín ya no puede realizar tal hechizo, pues la Dama del lago, confinó a éste a la prisión del árbol, de la que ya no puede salir.
Y colorín colorado, este cuento acaba con moraleja:
“Princesas, plebeyas o esclavas… todas las mujeres son ¡brujas!”

6 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAAAAAA AMIGA COMO QUE TODAS BRUJAS JEJE, GENIAL LERTEEEEEEE QUE TENGAS BUENAS NOCHESSSSSSS ABRAZOS CHRISTIANNNN

Lucero dijo...

Relatas maravillosamente besitos y que tengas muy buenas noches que descanses.

SANDRA... dijo...

buenas nochess que lindo leerte amiga que tengas un bello Jueves, te dejo muchos besitossssssssss

Sinuhe dijo...

Juasss, sabia moraleja, si señora, jajaja


Besosss

Martín dijo...

Creo que lo había leído en "minificciones", pero hoy lo releo y me vuelvo a reir. Saludos!

Danik Lammá dijo...

Muchas gracias a todos, sois muy amables conmigo.

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog