domingo, 17 de enero de 2010

Fotografía



Regalo del escritor Guillermo Iglesias


Y, sin embargo, hay una vacilación, una pequeña discusión entre la sonrisa amplia y los ojos, que también sonríen pero con un dejo de precaución. Rubia, claro. No importa si la naturaleza fue asistida por algún refuerzo cosmético, hay unos brillos y reflejos que no se pueden inventar y unas ganas en el cabello de liberarse en un torrente indócil hasta alcanzar los hombros enmarcados por una prenda atigrada que planta un discurso: “Quiéranme por hembra. Pero que yo no me entere”.


Por Guillermo Iglesias 17 de enero de 2010

No hay comentarios:

Todos los derechos reservados

Safe Creative #0907084101619

Yo leo, ellos leen... ¿Vos leés?

Archivo del blog